Nota del Día

“No apoyaremos a quienes queman nuestra bandera”

Ene 09, 2018- 20:25

La política migratoria de la administración Trump ha llevado a terminar con los diferentes programas del TPS que beneficiaban a nicaragüenses, hondureños, haitianos; la última víctima ha sido la de los salvadoreños que si bien es cierto los casi 200 mil salvadoreños tendrán 18 meses para intentar regularizar su situación migratoria, el programa no tendrá más prórrogas; ha terminado.

Esta es la realidad, sin embargo, no cabe la menor duda que habrán contribuido los desplantes “antiimperialistas” de los izquierdistas salvadoreños, no solo por sus declaraciones altisonantes, sino por sus reiterados apoyos a batallas perdedoras, tanto en Venezuela como en Cuba o Nicaragua.

Más claramente no pudo decirlo Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes, refiriéndose a otras naciones: no vamos a ayudar a un país donde queman nuestra bandera.

Pero no es la gente, los salvadoreños bien nacidos, la población que trabaja y que con gran dificultad la va pasando en el país, la que quema banderas.

Eso lo hace la izquierda radical, como en una insultadera a Estados Unidos a la vieja usanza antiimperialista a la que el candidato oficial se sumó, por lo menos avaló con su presencia y discursos durante el evento en la Universidad de El Salvador donde hubo pancartas “antiimperialistas”.

Pero estos desplantes no son el único gesto hostil del régimen hacia los Estados Unidos, pues a pesar de haberse advertido en múltiples ocasiones de no apoyar ni en la OEA ni en otros foros a la Venezuela de Maduro.

Y como si eso fuera poco, las maras ahora asesinan y extorsionan en varios Estados de la Nación.

El antiimperialismo, las marchas en las calles insultando a Estados Unidos y a la Sala de lo Constitucional, las amenazas contra los productores, etcétera, todo eso son cortinas de humo para encubrir su fracaso y tapar una realidad: no logran detener la corrupción, no tienen programas efectivos para contrarrestar la violencia, no consiguen detener el creciente desempleo y la paralización de las inversiones.

Y para cada problema salen con un domingo siete: hay desempleo y lo que se les ocurre es elevar el discurso contra Estados Unidos y el imperialismo, los productores y los empresarios, como si esto ayuda a mejorar la situación del país.

Pero traten de hacerle entender eso a los funcionarios del gobierno…

Una nación forjada por millones
de inmigrantes

Lo que debemos todos entender es que a la izquierda nada le importa el perjuicio generado por sus políticas y su incapacidad, pues inclusive encaja con los objetivos que vienen proclamando, el de empobrecer para controlar y hacerse del poder sin fuerzas que se opongan.

La supresión del TPS daña gravemente la vida de centenares de miles, va a generar graves problemas aquí, en El Salvador, pero asimismo perjudica a las personas, empleadores y el comercio de estadounidenses y extranjeros legalizados.

La gente que trabaja, los que sueñan y los que se ocupan de humildes labores como recolectar cosechas, son siempre un tesoro y fue precisamente gracias a los inmigrantes de toda época, —siendo los Estados Unidos una nación forjada por inmigrantes— que se ha alcanzado la gloria.

Compartir
Etiquetas

Comentarios23 comentarios | Comentar

Sitios relacionados