Marcas XL

Desarrollo sostenible, una inversión de valor

Además de la preocupación por el medio ambiente, convertirse en una empresa sostenible es una inversión a largo plazo. Reduce costos, optimiza resultados y protege nuestros recursos.

Ser una empresa sostenible implica aumentar la inversión en capital humano.

Por Gente y Empresa

Dic 26, 2017- 14:22

El desarrollo sostenible se basa en tres factores principales, el económico, social y medioambiental. Estos tres elementos deben mantenerse en equilibrio, para el bienestar de cualquier compañía.

Las empresas deben gestionar sus acciones de tal forma que se fomente el crecimiento económico, competitividad y se garantice la protección al medio ambiente. Esto agrega un valor al impacto social en la actividad empresarial que cada organización haga, independiente de su rubro.

Ser una empresa sostenible no trata solo de cumplir obligaciones jurídicas o laborales, más bien es aumentar la inversión en capital humano.

Inicio a inversión y rentabilidad

Una forma viable es establecer y tener claridad en las políticas de Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa, que permiten ejecutar diferentes actividades que fomenten el cuidado de los recursos y de la gente.

La inversión en tecnología y prácticas comerciales respetuosas con el medio ambiente también genera el aumento de la competitividad de las empresas y aumenta la sostenibilidad.

El desarrollo sostenible es el resultado del conjunto de prácticas que satisfacen las necesidades actuales de las naciones para la prosperidad y el bienestar común de los ciudadanos, estas van dirigidas especialmente al sector medioambiental, económico y social.

Desarrollo sostenible en El Salvador

En septiembre del 2015 se desarrolló una cumbre a la que se dieron cita líderes mundiales para aprobar la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, donde a su vez establecieron 17 objetivos encaminados a dicha área, con los que se pretende poner reducir la pobreza, desigualdad e injusticia, y afrontar el cambio climático.

Todas las empresas deben asumir el reto de realizar tareas en beneficio de la sociedad, saber cómo explicarlas, asumirlas y hacerles frente, no solo para que otras vean sus “buenas acciones”, sino para brindar un poco de luz a los que van incursionando.

Por tal motivo, los nuevos Objetivos de Desarrollo sostenible (ODS), se han convertido en un reto para las grandes compañías, quienes han pasado a ser socias necesarias para el logro de ellos, deben tomar nuevas acciones que beneficien a personas que se encuentran alrededor de donde operan o tienen presencia.

Banco Agrícola, una empresa sostenible

Banco Agrícola es una institución financiera comprometida con el desarrollo del país que adopta buenas estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), en sectores ambientales con campañas de voluntariado que trabajan en proyectos de reforestación; además de invertir en el ámbito social y económico, con foros presentados por expertos en temas que buscan la productividad en El Salvador.

También como parte de su RSE, Banco Agrícola trabaja para contribuir en la educación financiera de los salvadoreños, con programas que brindan elementos claves para comprender la temática y generar cambios en los hábitos financieros para beneficio de sus recursos económicos.

Por otra parte, encuestas demuestran que los negocios que adoptan los ODS adquieren estrategias competitivas y mejores resultados económicos a medio y a largo plazo, lo que convierte la RSE como parte del desarrollo sostenible un beneficio para las compañías y Banco Agrícola invita a adoptar estas buenas prácticas que a su vez hacen un aporte importante a la sociedad.

 

 

 

 

Compartir

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios