Otros Deportes

Las princesas del ecuestres salvadoreño

Las hermanas Frech practican este deporte desde muy pequeñas. Ya son campeonas. Aspiran a llegar a ser jinetes olímpicas. Sus sueños son los de siempre representar a El Salvador

De izquierda a derecha, Fernanda, Camila, Natalia y Paulina Frech, jinetes nacionales y promesas del ecuestres. Deporte en las venas / Foto Por EDH-Jorge Reyes

Por Varinia Escalante | Twitter: @VSkalanT

Ene 07, 2018- 15:23

SAN ANDRÉS. El ecuestres lo llevan en las venas. Son cuatro hermanas, de seis a 13 años de edad, que practican el ecuestres con pasión, con amor a los caballos y con corazón por el deporte. Se trata de las hermanas Frech: Paulina (13), Camila (11), Natalia (8) y Fernanda (6). Una nueva generación de jinetes salvadoreñas, que ya va destacando.

Las chicas, que ya han salido campeonas en sus distintas categorías, nacieron con identidad propia por esta disciplina. A diferencia de otros atletas, en que sus padres influyen en su práctica, en esta ocasión han sido ellas las protagonistas de su historia.

Camila cuenta: “A mí, siempre me han gustado los caballos, aunque a veces me dan miedo que me vayan a golpear. Pero fue así como pedimos que nos trajeran”. Por su parte, Paulina, la mayor de todas, añade: “Camila quería practicar otro deporte. Comenzamos a caminar, los sábados, pero no hacíamos más nada. Después, venimos acá, y nos quedamos, y lo favorito es poder saltar”.

La nacional Paulina Frech, durante una competencia en el Campeonato de Copa de Salto, disputado en San Andrés. Foto EDH – Jorge Reyes

El paso de las mayores lo siguieron las más chicas, y Natalia confiesa: “Fue mi sueño. Y me gustan, además, los caballos. Son bonitos. El deporte nos deja hacer ejercicio y estamos saludables”; y Camila completa: “Y como nos vieron a nosotras, se animaron”.

Mientras Fernanda, la menor, no se queda atrás: “Yo quería venir y le dije a mi mami (Luisa): ‘Yo quiero montar caballos’, y me trajo. Pero también, porque podemos compartir con la familia

Apuntan a lo más alto

Las hermanas son parte del Club Las Espuelas. Por el momento, Paulina compite en al categoría Abierta 0.90 y 1.00 metro; mientras sus tres hermanas lo hacen en la de Futuros Campeones 0.50 metros.

Han competido en Torneos Nacionales de Salto, y Paulina fue campeona de la Categoría Pre-Infantil (2016); además, fue bronce en el Festival de Salto de Cali, Colombia (2016): “Nos invitaron, y por mi ranking, logré entrar. Fue un buen año para mí”.

La jinete Fernanda Frech ha recibido su medalla, después de una competencia, en la que fue premiada por su madre Luisa de Frech. Foto EDH – Jorge Reyes

Por su parte, Natalia ha ganado dos primeros lugares, en Copa de Salto; y sus hermanas, han estado en segundos y terceros lugares. La diferencia es que Camila, después de una caída, decidió retirarse, pero en 2017 estuvo de vuelta: “Me animan los logros de mi hermana, todo lo que ha hecho”.

En lo que coinciden, es en que el ecuestres da un sentido valioso a su vida. “Significa todo. El deporte influye para bien, en tus decisiones, en la disciplina, en venir a montar todos los días, en hacerle ganas cuando no me ha ido bien. Y me ha dado amistades sinceras”, expresa Paulina.

Para Camila, es un “disfrute cada competencia, estar con los caballos, es sentirse súper cómoda y feliz por competir, y nerviosa, pero es normal. El ecuestres es todo para mí”. Mientras Natalia va más allá: “Con esto, he aprendido a saber perder, a veces, y también a ser perseverante”.

Las Frases

“De grande, espero llegar a Olimpiadas, ganar medalla y seguir representando a El Salvador. El ecuestres me ha dado amistades”

Paulina Frech, Jinete salvadoreña

“Siempre las apoyamos como padres. Y también las aconsejamos. Investigamos mucho para ayudarlas y el deporte nos ha unido en familia”

Luisa de Frech, Madre de las jinetes

“(A Paulina) Le falta trabajar más, aprender a diario. Esperamos llegue a saltar con más seguridad. Si se dedica, puede llegar lejos”

Carolina Bustamante, Entrenadora de ecuestres

“La misión es que lleguen a saltar grandes, que compitan internacionalmente y que demuestren todo lo que han podido aprender”

Nelson Jiménez, Entrenador de ecuestres

De igual modo, este cuarteto de jinetes comparte cómo se ve a futuro: “Espero haber logrado llegar a las Olimpiadas y poder quedar en un lugar importante, haber triunfado”, comparte la mayor.

Ese es el mismo anhelo de sus otras hermanas, donde incluyen que se ven “como entrenadoras profesionales, ganar competencias nacionales y subir categoría”. Para ello, todas siguen trabajando duro, de la mano de sus entrenadores y de sus padres, que las apoyan en todo momento.

Entrenar y ganar

Las atletas tienen entrenadores distintos. Es Carolina Bustamante quien dirige la carrera de Paulina, y Nelson Jiménez, al resto de hermanas.

Bustamante sostiene de su alumna: “Es bastante competitiva. Le falta agarrarle valor al deporte, pero cuando se esmera lo hace con buen desempeño y bastante bien”. “Ya está más madura, en emociones, antes entraba a al pista angustiada, eso la perjudicaba en resultados. Ha mejorado, pero ya es decidida”.

Jiménez comenta: “El desarrollo, en el crecimiento del ecuestres, son hábiles. Tienen madera, lo traen en su ser. Natalia es la más habilidosa, no tienen problemas. El resto va evolucionando de forma rápida, porque a tan corta edad se ve y son bien constantes”, añadió.

Compartir

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios